domingo, 3 de enero de 2021

FELIZ 2021



Sé que tengo el blog abandonado. Sé que tengo los blogs que sigo también abandonados, hace meses que no me paso a comentar blogs, ni siquiera a leerlos. Esta vez no es porque blogger esté de capa caída, lleva años así y yo hacía mis rondas de comentarios en algunos (pocos) blogs que seguía fielmente. Esta vez el motivo es otro: estoy estudiando un máster. Y no sabéis el agujero negro de tiempo que supone. Así que me temo que seguiré ausente durante todo el curso. Pero espero volver, en verano a ser posible. Pero en fin, de aquí al verano a saber… Pero por más motivo merecía escribir esta entrada, que en cierto modo es una tradición en este pequeño y destartalado blog.

2020 no ha sido un buen año. Y no sólo por la pandemia, ha sido muy duro a nivel personal. Un año de cambios, de revelaciones, de tristezas, de pensar muchas cosas en profundidad. En todos los años hay cambios, y vivencias que nos van marcando, en mayor o menor medida. Pero en este 2020 lo siento mucho más acusado respecto a los anteriores. No me gusta demasiado hablar de mi vida personal por aquí, y no me voy a explayar, y para eso están los diarios personales (y ya escribo uno). Así que no voy a entrar en muchos detalles ni contar todo mi 2020 detallado, pero sólo diré que lo más triste de este 2020 es que la maldita enfermedad del cáncer ha caído sobre una vieja amiga. Bueno, eso le pasó en realidad en el 2019, pero se suponía que todo iría mucho mejor porque el primer pronóstico era muy positivo. Y no ha sido así. Mi amiga ha tenido un año 2020 muy duro, la cosa no ha salido como se esperaba, y todavía tendrá que estar al pie del cañón en el 2021. Cada día sin falta le envío el gif de un abrazo. Ya es un hábito rutinario de mi día a día. Y ella me lo sigue agradeciendo y hasta me dice que le da fuerzas y ánimos. Yo no creo en el pensamiento positivo, todo es mucho más técnico y objetivo, pero sé que le hace sentir mejor, y por eso seguiré enviándole un abrazo a diario. Tengo muchas ganas de que todo este periodo pase (máster y coronavirus), de que ella se cure y de volver a verla y darle un abrazo. Y no suelo hablar mucho de este tema con nadie, así que es un poco irónico que lo escriba aquí… pero no sé, hago una entrada felicitando cada año nuevo, toca hacer balance, y me viene así. Siempre puedo borrar esta entrada.

Ojalá todo salga bien en este 2021. Y además de eso, me gustaría un año con muchos cambios en mi vida. Cambios para bien, espero. No sé cómo explicarlo exactamente, pero quisiera romper con todos los disfraces de la vida, quedarme con lo más esencial, ver los engaños. Demasiadas “normalidades” que no eran normales. Demasiadas situaciones que me hacían sentir con mal cuerpo, sin saber exactamente por qué… y cuando eso sucede, hay que pararse a revisar esas situaciones y revisarse. Ha sido un año 2020 de haberme sentido muy solo con algunas compañías, de una manera que me he sorprendido y no me podía llegar a imaginar. Me ha faltado más reconocer mis zonas de confort, tan demonizadas, pero yo creo que la clave no es salir de ellas, sino construirlas y habitarlas.

En fin, feliz 2021. Que sea mejor que el 2020. Y sobre todo, cuidad y quered a la gente que os quiere. No hay mucho más en la vida.

3 comentarios:

  1. 2020 ha sido un año de nostalgia, de reflexión. Ha sido un año muy duro, pero también de plantar semillas de las que algún día brotarán nuevas oportunidades. Espero de verdad un 2021 mejor.

    Un abrazo <3

    ResponderEliminar
  2. Porque saques algo positivo del pasado 2020, tal vez te haya servido para ponerte en el punto de revisar esas cosillas.
    Un abrazo grande de fuerza y ánimo a tu amiga.
    Precisamente al finalizar el año comentaba en mi blog que, sin haber sido el 2020 para tirar cohetes, personalmente había tenido años peores. Y es que, aunque sin duda a nivel colectivo ha sido un año nefasto, la vida sigue con nosotros o sin nosotros y con coronavirus o sin coronavirus, y hay cosas que nos afectan más allá del virus de marras.
    Te deseo suerte con el master y que el 2021 sea mejor para ti que el pasado año.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Espero que tu amiga supere la enfermedad y que llegues a buen puerto en tus proyectos. Siempre me ha parecido que la mejor manera de comenzar el año es tratar de hacer algo diferente, nuevo, ponerse un reto. Ahora se dice reinventarse. Yo estoy en ello, aunque sin definir nada de momento, a ver si me quito los malos aires de 2020 porque en lo personal tampoco ha sido una maravilla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Sírvase un trago y comente. Pero eso sí, ni las copas de más justifican el spam ni las faltas de respeto.