jueves, 14 de abril de 2016

Carrie, de Stephen King. O cuando estás condenada por una sociedad que te odia



Ficha
Título: Carrie
Autor: Stephen King
Editorial: Orbis Fabbri,
Nº de páginas 282
Lengua: Castellana
Traducción: Gregorio Vlastelica

Sinopsis (extraída de la web de La casa del libro)
El escalofriante caso de una joven de apariencia insignificante que se transformó en un ser de poderes anormales, sembrando el terror en la ciudad. Con pulso mágico para mantener la tensión a lo largo de todo el libro, Stephen King narra la atormentada adolescencia de Carrie, y nos envuelve en una atmósfera sobrecogedora cuando la muchacha realiza una serie de descubrimientos hasta llegar al terrible momento de la venganza. Esta novela fue llevada al cine con un inmenso éxito de público y crítica.

Opinión personal
Stephen King es uno de los novelistas más conocidos de nuestra época. Pondría la mano en el fuego apostando a que es imposible pisar una librería y que de King no haya ni un sólo título. La crítica no siempre le ha tratado bien, ahí estaba Harold Bloom, por ejemplo. Pero en lo que se refiere al público lector, King no puede tener queja. Además, su figura está ligada a la historia del cine por adaptaciones de sus obras a la gran pantalla. Las dos más destacadas son El resplandor, en 1980, de Stanley Kubrick, y Carrie en 1976, del director Brian de Palma y protagonizada por Sissy Spacek. Y sobre esta última novela, Carrie, va la entrada de hoy. Yo no había leído nada de King, y aunque sólo fuera por curiosidad, tenía que poner remedio. Bueno, miento: me estrené con King tiempo antes. Una vez, en la biblioteca, vi un librito de King muy cortito. Se trataba de Montado en la bala, un relato corto que publicó de forma independiente, y que después recopiló en su libro de relatos Todo es eventual. ¿Mi opinión de Montado en la bala? Ni fu ni fa. Aunque apenas lo recuerdo, no me pareció malo pero me dejó frío. No me entusiasmó y me olvidé de King. Pero creo que siempre hay que dar segundas oportunidades, así que me decidí por Carrie, novela que además me habían recomendado, y que después de ver la película me entraron ganas de leerla —siempre me gusta comparar película con libro—.  Carrie fue la primera novela que publicó Stephen King en 1974 —aunque no la primera que escribió—, y que ya le dio cierta fama. Pero basta de preámbulos, es hora de abrir la Posada del lector para adentrarnos en la novela. Pero eso sí, antes de que pasen por la puerta, un aviso: esta entrada contendrá spoilers. Toda la obra será destripada. Aunque considero que, si no han leído el libro pero sí han visto la película, esta entrada se puede leer si tienen manga ancha. Pero por el contrario, si son muy recelosos de los spoilers, avisados quedan. Y ya aviso que la novela nos muestra una mayor amplitud de miras que la película. Ustedes deciden si seguir leyendo o detenerse aquí.
Stephen King, en una fotografía antigua, en sus inicios de escritor

Carrie White es una pobre chica. Un bicho raro desde que empezó el colegio, un bicho raro casi desde que tiene memoria. Una apestada social que, por lo tanto, durante toda su vida ha sufrido bullying. Un bullying que además se complica por su madre, Margaret White—y es que ser hija de quien eres te puede estigmatizar a ojos de la sociedad—: una fanática antisocial que profesa una religiosidad enfermiza, obsesiva y dolorosa, tanto para ella misma como para su hija. El fanatismo de Margaret White caerá sobre Carrie como una losa, paralizando y obstaculizando el crecimiento social y educativo de la chiquilla. Así pues, tenemos presentes dos pilares en los que se asienta la novela: bullying y fanatismo religioso. Y falta un tercero: la telequinesis. Un poder paranormal que Carrie descubrirá que posee. Los dos primeros pilares citados son de temática social, y King los utiliza para crear su historia, para poder ir construyendo la novela argumentalmente. Porque, realmente, Stephen King no entra en disquisiciones sobre estos temas, ni parece tampoco querer aleccionar a nadie, ni siquiera parece querer mostrar un grito de denuncia. Al menos aparentemente no lo parece. No digo que el lector no pueda sacar sus conclusiones sobre estas temáticas después de leer Carrie, y pensar sobre lo que ha leído. Evidentemente que da para reflexión una vez terminas el libro. Lo que digo es que estos temas parecen, sobre todo y ante todo, elementos funcionales para poder narrar una historia. No son como esas novelas juveniles donde el tema de fondo está puesto en primer plano, muy explícitamente. Es el caso de las novelas de Jordi Sierra i Fabra, por citar uno de muchos autores que me valen como contraejemplo. Recuerdo una novela suya, Sin vuelta atrás, que trata sobre el bullying. Son novelas que en muchos casos, desde la propia sinopsis, ya se muestra explícitamente el tema social sobre el que gira todo, y son una llamada de atención sobre alguna problemática social. A veces incluso llegan a parecer una radiografía del problema social. Son obras donde parece que se piensa un argumento para mostrarte el tema. Stephen King parece hacer lo contrario: busca un tema para tener, sobre todo, el pretexto para crear el argumento. No digo que el tema per se no le importe al señor King, sino que está subordinado. No hay radiografía social, hay una historia, y de esa historia ya sacarás tus conclusiones. De hecho, en Carrie se ve claramente el tema del bullying en una época en la que de bullying no se hablaba como se habla hoy en día. Y pasemos ya al tercer pilar: la telequinesis. Es lo que aporta el elemento fantástico. Fantástico “y de terror”, iba a añadir. Pero pensándolo bien, la telequinesis de Carrie no es más terrorífica que el bullying social y el fanatismo religioso de Margaret White.

Y Stephen King, con estos tres elementos, nos cuenta una historia rápida de leer, fluida y breve. Y su brevedad me sorprendió un poco viniendo de King. Estaba acostumbrado a  ver en escaparates otras obras suyas y que al menos pasaban de las quinientas páginas. Pero Carrie es breve, como les digo. La historia lineal que se cuenta en la novela es corta, pero ancha, ya que se complementa al narrador externo con un collage muy variado, formado por entrevistas, noticias en prensa, cartas, documentos científicos sobre telequinesis, actas judiciales, un diario personal o un libro de investigación que se escribió a posteriori sobre el suceso que se nos cuenta. Además, de que en la narración principal a veces también se intercala, entre paréntesis, los pensamientos de Carrie. Hay quien opina que este collage rompe el ritmo. Pero yo no lo veo así. Me parece que el collage es un acierto porque aporta un efecto de verosimilitud. También con este collage se adelanta el acontecimiento trágico del baile de graduación, a modo de flashforward. Pero esto tampoco me ha parecido un defecto, quizás porque de antemano ya sabía lo que pasaba al final.

Estructuralmente, la historia se divide en tres partes: 1- “Deporte sangriento” —que dura días—; 2- “Noche de fiesta” —dura la noche de la tragedia, desde el inicio hasta el final de la fiesta— y 3- “Después del naufragio” —esta parte no tiene narración, es todo collage, y es la parte más corta—. Cada parte, por lo tanto, va concentrando más la acción en menos tiempo, deteniéndose cada vez más la narración en lo concreto. Y especialmente se detiene en el momento de la tragedia, cuando Carrie es la reina del baile, y una broma cruel estropea su noche, trayendo consecuencias trágicas. Ahí es donde King se recrea más, en ese momento en el que un cubo lleno de sangre de cerdo cae sobre la pobre Carrie, justo en el momento en el que la coronaban reina del baile de fin de curso. Ahí es como si King grabase a cámara lenta, mostrando la reacción inmediata de Carrie, enfocando sus sentimientos maltrechos, así como también el punto de vista que dan el resto de personajes que presenciaron la escena. Y no me extraña que King se detenga en ese momento. Porque, a parte de ser el clímax más alto de la novela, a parte de ser el momento que confirmó la humillación que Carrie no había dejado de temer en toda la noche, ese momento representa lo absurdo de la vida, cómo una maldita broma puede truncar el renacer esperanzador de una persona. En el fondo, uno ya sabe cómo acabará todo cuando decide leerse la novela. Bien sea por cultura general, bien porque se adelanta el acontecimiento en la propia novela. Pero King ensancha el camino, y ves los laterales, la visión de otras personas, la visión —o la no visión— de una sociedad que juzgará el acontecimiento sin tener toda la información y sin haber conocido a Carrie.

Porque retrocedamos un momento atrás. Empieza la novela, y nos encontramos en las duchas del gimnasio de un instituto. Allí Carrie tendrá, por primera vez, la menstruación. Y en ese momento, desconcertada y asustada ante lo que no entiende, entrará en estado de shock. Y una vez más volverá a ser el centro de las burlas de sus compañeras, que se dedicarán a insultarla mientras le lanzan tampones, agravando la situación de ansiedad que sufre Carrie. Entre esas compañeras que se encuentran lanzándole tampones habrá dos que serán importantes en la historia: Chris Hangersen, la macarra rebelde, la líder encargada de martirizar al débil y que en ningún momento siente piedad ni remordimientos. Y Sue Snell que también se unió y tomó partido del coro que martirizó a Carrie en el suceso de la ducha. Sin embargo, Sue Snell toma un camino distinto a Chris. En frío, reflexionará y sentirá remordimientos, e intentará enmendar su error con una buena acción: le pedirá a su novio, Tommy Ross, que sea el compañero de Carrie en la noche del baile. Chris Hangersen también pedirá ayuda a su novio, Billy Noland, pero en este caso para que prepare y ejecute la broma que deje en ridículo a Carrie delante de todo el mundo, ya que la profesora Miss Desjardin decidió castigarla sin baile de fin de curso por su comportamiento y Chris decidirá tomarla con Carrie a modo de venganza. Mis Desjardin será otro personaje importante, se apiadará y se preocupará por Carrie, alegrándose de verla tan radiante la noche del baile. Y los personajes de la novela ¿son redondos? Bueno, redondos lo que se dicen redondos no lo son. Al menos, no lo son si los comparamos con los de una novela de Clarín o de Edith Wharton. Pero tampoco sería justo compararlos con novelas naturalistas. La novela que tratamos es otra cosa. Y para este tipo de novela los personajes son más que correctos, ya que tampoco se puede decir que sean personajes planos como tablas de planchar — como sí lo eran en El pont dels jueus—. Son lo dicho: personajes correctos. Chris Hangersen es el estereotipo de chica abusona, pero al leer la novela, ¿no nos parece un personaje muy real? Porque sí, será un estereotipo, pero un estereotipo que existe y perfectamente reconocible. ¿Nunca conocieron a algún chico/a que fuera como Chris Hangersen durante sus años de instituto? Además, teniendo Chris al padre que tiene, se entiende su matonismo (1). Y en cuanto a Sue Snell, es un personaje con importancia especial, ya que en el collage de documentos que muestra la novela se halla su diario personal, donde relata su visión de los hechos. Sue Snell me ha gustado especialmente, quizás porque todos, en algún momento, hemos podido actuar como ella y nos hemos dejado llevar por la masa, sin actuar con la ética adecuada que deberíamos. Y no por ello ser malas personas, porque Sue Snell no es una mala chica y considero que dará una visión interesante sobre Carrie. Hablaré de ello más adelante. Volviendo ahora a los personajes, tan sólo hay uno que no me termina de convencer: la madre de Carrie. Su radicalismo hace de ella un personaje grotesco y exagerado, pero no es su radicalismo religioso lo que me falla, no es que no me crea que pueda existir alguien así. Porque existen. Y los EEUU parecen un lugar propicio para este tipo de gente. Además, la realidad supera a la ficción. Y sin embargo, algo me falla. Quizás sea cosa mía porque no sé como explicar de forma exacta la impresión que tengo, pero siento que King debería haber tenido un pincel más fino con Margaret White. Un personaje tan extremo precisamente creo que hay que trabajarlo muy bien, y he tenido la sensación de que King ha tirado de brocha gorda y arreando. Creo que King debió haber percutido más con el cincel en el personaje. Tal vez  porque Carrie es una novela breve y King va al meollo. Pero ya les digo, no lo he echado en falta en el resto de personajes salvo en el caso de Margaret White.
Amy Irving será en la película de 1976 Sue Snell, la chica que se apidará de Carrie y querrá ayudarla
Y por supuesto, está Carrie. El personaje principal que da título a la novela, porque todo gira a su alrededor. Carrie empezará como víctima y acabará siendo el verdugo. El incidente de la regla en las duchas con el que se inicia la novela despierta en ella ese poder telequinético que extrañamente posee —y que en el collage de documentos se muestran ensayos de carácter científico que teorizan sobre ello—. Un poder que ya tuvo desde siempre y que no era la primera vez que se le manifestaba, pero Carrie no terminaba de comprender qué sucedía. Y fue a raíz del incidente de la ducha que aprenderá a controlar la telequinesis a voluntad. Un poder que le otorgará una nueva seguridad y que, unida a la petición inesperada para ir al baile por parte de Tommy Ross, le hará creer que todo puede empezar de nuevo en su vida. Personalmente, a pesar de todos los pesares, no puedo evitar sentir empatía por Carrie. En otras reseñas de la novela que he leído se ha destacado la parte oscura de Carrie, en cómo en ese momento de locura se recrea y regodea haciendo daño a los demás. Pero por políticamente incorrecto que suene, yo no puedo evitar sentir más compasión por Carrie que rechazo. Carrie es un animal herido, al que han golpeado demasiado, y no puedo evitar darle la razón a Sue Snell cuando anota lo siguiente en su diario:

Pero lo siento por Carrie.
La han olvidado, ¿saben? La han convertido en alguna especie de símbolo y olvidado que era un ser humano, tan real como tú, lector, que lees estas líneas, con esperanzas, sueños, etc., etc. Supongo que será inútil decirte estas cosas. Nada puede hacer ahora que algo que fue una creación de la Prensa vuelva a convertirse en una persona. Pero ella existió  y sufrió, probablemente mucho más de lo que sabemos.
Y por eso lo siento y espero que ese baile haya sido una experiencia positiva para ella. Antes de que comenzara el horror, espero que haya sido bueno, hermoso, maravilloso, mágico… (…)
Carrie habló con Tommy el día anterior al baile. Lo esperó a la salida de una de sus clases y, según él, se sentía realmente desgraciada, como si pensara que él le iba a gritar que dejara de molestarlo y que desapareciera de una vez.
Le dijo que tenía que estar de vuelta a más tardar a las once, o de lo contrario su madre estaría preocupada. Agregó que no quería estropearle la fiesta ni nada parecido, pero no sería justo inquietar a su madre.
Tommy sugirió que a la salida pasarían por el <<Kelly Fruit>> para tomar una root beer y una hamburguesa. Todos los demás chicos irían a Westover o a Lewinston, y tendrían todo el lugar para ellos solos. El rostro de Carrie se iluminó por lo que dijo Tommy. Ella le contestó que le parecía estupendo, sencillamente estupendo.
Esta es la chica que todo el mundo sigue considerando un monstruo. Quiero que graben eso en sus mentes. La chica que se contentaba con una hamburguesa y una root beer de veinte centavos después del único baile estudiantil de su vida para que su madre no se inquietara…

Estas son las palabras de Sue Snell después de la tragedia, y por suerte contrastan con el resto de opiniones unánimes en contra de Carrie, que la juzgan como a una criatura diabólica. Pero en realidad la cosa no cambió mucho después de la muerte de Carrie en la noche de la tragedia: siempre fue juzgada negativamente, ya fuera un “demonio” con poderes telequinéticos o una chica tímida e indefensa que jamás hizo daño a nadie. Después de su muerte, periodistas e investigadores no conocieron a Carrie la juzgarán durante. Y estando en vida tampoco se le acercó nadie a conocerla, era el bicho raro, la hija de la fanática religiosa Margareth White. ¿Para qué acercarse a conocerla? Carrie siempre estuvo condenada por una sociedad que la rechazaba. Y lo seguiría estando por el simple hecho de tener poderes telequinéticos. ¿Conocen los cómics de los X-men de Marvel? ¿O han visto las películas? Los mutantes son temidos y perseguidos, considerados engendros humanos que no deberían existir. Bueno, pues lo mismo parece exponer el señor King con el caso de la telequinesis en su novela (2).
Sissy Spacek en el papel de Carrie, la han coronado reina y siente que renace en la vida como un hermoso cisne
Pero una broma cruel lo estropea todo. Otra humillación más, la más dolorosa
Y no, Carrie no era un demonio, como todos juzgaron. Y pese a su bondad inicial, tampoco era primeramente un ángel. Carrie simplemente era humana, una humana que explotó ante una presión desorbitada que sufrió durante toda su vida. Presión en casa por el fanatismo de su madre, y presión fuera de casa por la crueldad de la sociedad. Un terrible efecto sándwich que la aplastaba y que la dejaba sin lugar en el que refugiarse. Y aún así moralmente resistía, siendo a todas luces una buena chica. Hasta que su resistencia se rompió en la noche del baile, viendo como su última esperanza de integrarse en sociedad se truncaba. Su rabia, y su poder telequinético hicieron el resto. Carrie desatará su ira no ya sólo contra los que estaban dentro del gimnasio en el que se producía el baile, Carrie quedará desatada, enloquecida contra una sociedad entera que siente que la odia. Porque efectivamente, la odia. ¿Pero toda la humanidad la odia? ¿No hay excepciones? Las hay. Pero aquí radica el regusto trágico que nos deja la novela: una broma inoportuna termina con todo. Porque hay un claro equívoco que en la película tal vez no se ve tan explícitamente, pero que en el libro se cita literalmente por el comentario posterior de una alumna que lo presenció:

Cuando yo era pequeña tenía un libro de cuentos de Walt Disney que se llamaba Canción del Sur y traía esa historia del tío Remus sobre el niño de alquitrán. Había un dibujo del niño sentado en medio de un camino y parecía uno de esos cómicos antiguos que se pintaban la cara de negro y mostraban unos grandes ojos blancos. Cuando Carrie abrió los ojos, tuve la misma impresión. Era la única parte de ella que no estaba completamente roja. Y como les daba la luz, tenían un aspecto vidrioso. Que Dios me perdone, pero se veía igual a Eddie Cantor haciendo ese número de los ojos saltones.
Eso fue lo que hizo que la gente se riera. No pudimos evitarlo. Era una de esas situaciones en las que o una se ríe o se vuelve loca. Carrie había sido siempre el blanco de todas las bromas, y esa noche todos sentíamos que éramos parte de algo especial, como si estuviéramos viendo a una persona reincorporándose a la raza humana, y yo fui una de las que dio gracias a Dios por eso. Y luego ocurrió eso. Ese horror. (…)
Miss Desjardin salió corriendo en dirección a Carrie. Ya había dejado de reírse y extendía los brazos hacia ella. Pero, de repente, giró bruscamente y fue a dar contra una pared al lado del escenario.

Efectivamente, aquella última broma no fue orquestada por todos, como Carrie cree. Fue idea personal de Chris Hangersen, y ejecutada con la ayuda de su novio. Las risas fueron involuntarias ante lo absurdo de la situación y realmente no iban con maldad. Pero claro, pónganse en el lugar de Carrie, con el historial que arrastra, y miren la situación a través de sus ojos, las risas a su alrededor después de ser humillada. Y en su gran noche, la noche que marcaría un antes y un después en la vida de una renacida Carrie. Y todos se la han jugado, incluida la profesora Miss Desjardin que se supone que le había ayudado. Y por equívocos así, por un infortunio caprichoso y por una condición humana que deja mucho que desear —hasta la persona más buena, como Carrie, explotando, puede actuar con suma crueldad— la novela que tratamos es terrorífica. Porque en el fondo, el terror no está en el poder telequinético, como ya he comentado antes. El terror está en la condición humana que King parece querer retratar (3). Asusta el bullying y una sociedad que lo propicia. El terror está en la zona oscura del ser humano, es ahí donde King parece querer llegar. Porque ¿quién necesita poderes telequinéticos para provocar terror? ¿No hemos tenido suficientes casos de tiroteos con armas de fuego en escuelas públicas?

Y en definitiva, Carrie es una novela muy desesperanzadora. ¿Mi valoración final? Por si no se ha notado —que creo que sí— ha sido positiva. No diré que Carrie me haya parecido un novelón. Os mentiría. Pero también mentiría si, dándomelas de pedante, dijera que es literatura basura y que no me ha aportado absolutamente nada. No sólo me ha entretenido, sino que la historia de Carrie me ha dado que pensar. Es la primera novela que leo de King. Y pese a que Carrie me ha gustado, de nuevo os mentiría si os dijera que vaciaría las estanterías de las librerías de novelas de Stephen King. Hay mucho por leer, tengo demasiadas prioridades, y muchas novelas del señor King no me resultan a priori muy llamativas. No me haré un lector total de Stephen King, y menos con lo prolífico que es este hombre. Pero algún título más caerá, de momento ya tengo anotadas dos novelas suyas que en algún momento tendré que hincarles el diente: La larga marcha y Misery. Cuando las lea, volveré a abrir La Posada del lector y os contaré. Y por supuesto, apreciados lectores, si ustedes son fans del señor King y se les ocurre algún título que pueda interesarme, con mucho gusto tomaré nota.

Antes de despedirme, creo recordar haberle leído al propio King autocalificarse como una especie de McDonalds de la literatura. No recuerdo las palabras exactas, pero algo así vino a decir. Puede que su literatura sea, efectivamente, una hamburguesa de cadena de comida rápida. Pero la hamburguesa estaba sabrosa.
Cartel del último remake de Carrie, en 2013, protagonizada por Chloe Grace Moretz. No he visto la película, pero me encanta la expresividad de la imagen, con sangre en un lado de la cara y una lágrima en el otro lado

Valoración: Notable

Te gustará si te gusta: una historia sobre bullying, adolescentes, venganza y poderes paranormales

Fragmentos:

(1) Esta es la charla que mantendrá el padre de Chris con el director del centro:

—¿Quién es usted para venir a decirme…?
—Cuatro años en <<Ewen >> —comenzó Grayle sin hacerle caso—. Graduación programada para junio del 79, el mes próximo. Cociente de inteligencia: 83 como promedio de un test de 140 puntos. No obstante, veo que ha sido aceptada en Oberlin. Diría que alguien, probablemente usted mismo, Mr.Hangersen, ha estado moviendo poderosas influencias. Ha recibido 72 arrestos. Veinte de ellos por hostilizar a sus compañeras, a las inadaptadas, a las de segunda fila, podríamos agregar. Tengo entendido que la camarilla de Chris las llama <<sustitutas>>. Lo encuentran sumamente gracioso. De esos arrestos no se presentó a 51. En la escuela de Chamberlain, una suspensión por poner un artificio pirotécnico en el zapato de una chica… En la tarjeta hay una nota que dice que la broma estuvo a punto de costarle los dedos del pie a la pequeña Irma Swope. Si no me equivoco, esa chica tiene labio leporino. Le estoy hablando de su hija, Mr. Hargensen. ¿Todo esto no le dice nada?
—Sí —respondió Hargensen levantándose. Un leve rubor bañaba sus rasgos—. Me dice que nos veremos en los tribunales. Y cuando haya terminado con usted tendrá mucha suerte si consigue trabajo vendiendo enciclopedias de puerta en puerta

(2) Ejemplo de brutalidad humana para resolver el problema de las personas telequinéticas en uno de los documentos del collage de la novela:
Si el potencial telecinético se manifiesta como parte de la pubertad y si este hipotético test se aplica a los niños que van por primera vez a la escuela, ciertamente que podremos estar prevenidos. Pero, en este caso, ¿podemos decir que un hombre prevenido vale por dos? Si el test de la TB resulta positivo, el niño puede ser tratado o aislado. Si el test TC resulta positivo, no disponemos de ningún tratamiento, excepto dispararle un tiro en la cabeza.
(3.1) Por ejemplo, al principio de la novela, King ya nos habla de una naturaleza humana, de unas leyes sociales no escritas pero que están ahí. O eso parece. Lean:
Nadie se sorprendió cuando ocurrió, no verdaderamente, no en ese nivel subconsciente donde tienen lugar nuestras vivencias más brutales. En apariencia, todas las muchachas que estaban en las duchas se sintieron anonadadas, estremecidas, avergonzadas o simplemente felices porque esa cerda de la White había vuelto a recibir una buena. Incluso algunas de ellas podrían haber alegado que el hecho las había sorprendido, pero, por su supuesto, esa afirmación habría sido falsa. Carrie había asistido a la escuela con algunas de ellas desde el primer año, y esto se había estado gestando desde entonces, gestándose en forma lenta e inmutable, según todas las leyes que gobiernan la naturaleza humana, gestándose con la exacta regularidad de una reacción en cadena.
(3.2) O del diario de Sue Snell, cuando da una explicación tan aséptica:
Hay algo que nadie ha entendido respecto de lo que sucedió en Chamberlain la noche del baile de fin de curso. No lo ha entendido ni la Prensa ni los investigadores de la Duke University ni David Congress —aunque su libro Explosión en las Sombras, es probablemente el único medianamente decente que se ha escrito sobre el tema—. Y, por cierto, que la comisión White, que me utilizó como víctima propiciatoria, tampoco lo entendió.
Y ese algo es un hecho fundamental: éramos adolescentes.

17 comentarios:

  1. Tenemos opiniones un poco distintas, a pesar de tener una opinión positiva ambos. A mí Carrie me encantó, es uno de mis libros favoritos de King. Pero quizá será porque King suele gustarme mucho. Apunta El Fugitivo.

    Ya mantuvimos una conversación sobre el tema de la problemática social y demás, en eso también estamos un poco en desacuerdo xD Creo que King tiene la intención de que pienses en esos temas, de que no son meros instrumentos para contar la historia. Pero lo hace de una manera genial. King no necesita poner en la sinopsis que es una novela contra el bullying o el fanatismo religioso, y eso me encanta: esperas encontrarte una novela de terror sobre una adolescente con poderes telequinéticos y sí, eso está, pero te llevas mucho más. Desde luego, a mí de Carrie me impactó más la parte social que la "fantástica".

    Y tampoco, de nuevo, coincidimos en el personaje de Margaret White, pero lo mismo, ya lo hablamos xD

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, y Doctor Sueño me gustó mucho, también!

      Eliminar
    2. Yo creo que tampoco tenemos una opinión tan distinta sobre lo de la temática social. No digo que a King no le interesen esos temas, sino que los subordina, porque primero prima la novela en sí. No quiere hacer una radiografía porque el tema como instrumento ya funciona de por sí como tema muy bien. Yo también he destacado la parte social como más terrorífica. Por algo será :P
      Eso sí, en lo que sí estamos alejados es en el personaje de Margaret White. Yo no pude quitarme la sensación mientras leía de que el personaje pudo trabajarse algo más.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Fue la primera novela que leí del autor, y me gustó mucho. Al igual que Bettie, yo también opino que King quiere que el lector reflexione acerca de los temas que trata en sus novelas. En general, estoy muy de acuerdo con todo lo que comenta.
    Sobre el personaje de Margaret, ya te lo dije, yo lo veo bastante bien trabajado y es un personaje que me gusta mucho cómo está construido.
    De King, te recomiendo El misterio de Salem's Lot: quizá no sea de sus obras más conocidas, pero sin duda merece la pena.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartimos en que Carrie fue nuestra primera novela :)
      Yo no creo que King no quiera que el lector reflexione, sino que más bien quiere hacer una novela primero y la reflexión ya surgirá a posteriori. Es la sensación que me da.
      Sobre lo de Margaret tal vez sea cosa mía, pero ya digo que mientras leía sentía que algo faltaba.
      Gracias por la recomendación :) Me suena que además, el que me recomiendas lo tengo por casa (que una amiga me regaló un puñado de libros de King).
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Creo que no he leído nada de King, porque no me gusta nada este género. Lo paso mal, y no me gusta pasarlo mal. Pero con Carrie me pudo la curiosidad, por lo famosa que es, y vi la película del 76 (Chloe Moretz me encanta, me parece una actriz fantástica desde pequeña... y me da algo de miedo). Además la vi doblada en latino en vez de en castellano (para que no me diese nada de miedo definitivamente).
    No había caído pero también creo que lo de tener telequinesis no es lo que da miedo, sino la situación de presión a la que está sometida. Me ha gustado mucho leer tu review, de verdad, me he dado cuenta de muchas cosas que pensaba.
    Tampoco sabía que la novela está escrita de esa forma y me ha parecido muy interesante.
    Y yo también empaticé con ella, me pareció de lo más lógico. Si presionas mucho algo, llega un momento en que estalla, y los seres humanos somos así, la reacción que tuvo fue horrible, pero comprensible para mí.
    También me llama la atención Misery pero no sé si me la leeré...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras. Me alegro de que te haya gustado la reseña, por cosas así es una satisfacción muy grande para mí tener el blog :)
      De Misery vi la película hace muchos años en el instituto, en clase de inglés XD Yo seguro que me lo leeré el libro (eso sí, no sé cuando).
      Un abrazo, y gracias por comentar :)

      Eliminar
  4. No he leído nada de King. Esta precisamente es de sus novelas una de las que más me llama la atención. Me gusta el trasfondo que lleva detrás, estoy de acuerdo en que puede dar más miedo que la telequinesia. Y no me importa que deje que sea el lector quien saque sus conclusiones.
    Pero también coincido contigo, aunque no descarte leer este libro u otro de su autor, ahora mismo tengo otras prioridades literarias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente, opino que por trasfondo Carrie es de sus novelas más recomendables. Así que cuando decidas coger alguna de King, yo te recomiendo precisamente Carrie.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. No te recomiendo el remake, muy malo para mi gusto, aunque no lo puedo comparar con la original ya que creo que no la he llegado a ver entera. En cuanto al libro, creo que ya lo has dicho todo. Es un libro muy interesante. De terror lo justo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bea MDG. Bienvenida a mi blog :)
      No espero que el remake sea muy bueno, la verdad. Aún así tengo curiosidad, por mi vena comparativa: una vez leído el libro siempre me gusta comparar con las películas. No lo puedo evitar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¡Hola!
    Lo tengo pendiente. A ver qué me parece @ mí.
    Una reseña fantástica.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo leas, estaré encantado de leer la reseña de tu blog :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. A mi me gustó tanto el libro como la peli.
    Pero claro, hablo de cuando la estrenaron y antes había leído el libro.
    Volveré a leerla en una de estas :)

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que la relectura sea provechosa y pase bien la criba del tiempo :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. ¡Hola!

    A mí me encantó Carrie cuando lo leí, y me fue imposible no empatizar con ella… Es el bicho raro al que nadie le da una oportunidad, blanco de todas las críticas, y encima con una madre que… en fin, para qué querer enemigos teniéndola a ella. Pues es normal que acumule rabia, es normal que, llegado el momento de poder vengarse, lo haga y cuanto más a lo grande mejor; su venganza fue la parte del libro con la que más disfruté, y quizá este comentario no me deje en muy buen lugar, pero es así: si los acosados dijeran basta y se rebelasen los acosadores lo tendrían mucho más difícil, si no imposible. En muchos casos, cuando entra incluso la violencia física, los acosados son físicamente más fuertes que los acosadores y podrían plantarles cara, pero el miedo y la impotencia no les permite ser conscientes de que lo son.

    De todo esto no profundiza demasiado King, pero es algo que toca, y que deja a nuestra voluntad el hacer el esfuerzo de pensar en ello o no. Carrie me encantó, y sentí mucha rabia e impotencia cuando todos iban contra ella y ella era incapaz de defenderse… pero cuando sacó su oculta bestia interior… ¡olé por ella!

    En cuanto a recomendaciones, si te gustan los vampiros la recomendación que te han hecho más arriba de "El misterio de Salem's Lot" también te la hago yo, es un libro que me encantó, y se centra en la figura del vampiro clásico, que con tanto "Gusiluz" moderno a veces viene bien recordar cómo era aquel vampiro. En el comentario de mi blog te recomendé también "Rabia": es otra novela cortita que quizá también tengas en la colección, y tiene el punto morboso de haber sido retirada del mercado porque se supo que algunos chalados lo habían usado como "manual de instrucciones" para asesinar a gente; lo leí por eso sólo, pero al final me gustó bastante, me resultó interesante, se centra mucho en las conversaciones y en analizar punto por punto cuál será el siguiente paso de los demás y del personaje principal… King hace jugar a los personajes una especie de partida de ajedrez, a ver quién es más listo, y eso me resultó interesante y me entretuvo mucho.

    De las que comentas "Misery" no la he leído todavía, pero tengo unas referencias buenísimas de ella, es otra más de esas novelas en las que explota el "Homo homini lupus" que tan bien se le da, el crear "terror" de las pequeñas cosas cotidianas.

    A ver cuál es el próximo de King que dejas caer entre tus manos. :)

    ¡Un saludín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy de acuerdo contigo respecto a la empatía que sientes por Carrie.
      De King al final tengo un puñado más amplio del que leer que del que anteriormente creía XD Resulta que tenía por casa muuuchas novelas de King. Así que las iré leyendo poco a poco y prometo reseñas de cada novela que lea :)
      El misterio de Salem's Lot lo tengo en casa, así que es cuestión de tiempo que lo lea. Y Rabia también lo tengo.
      Un saludo :)

      Eliminar

Sírvase un trago y comente. Pero eso sí, ni las copas de más justifican el spam.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...